Big Data aplicado a las elecciones

Llama mucho la atención el retraso que se percibe en la estrategia política de los grandes partidos nacionales, disponiendo de los recursos que disponen. Es una reflexión que me viene al recuperar -gracias al profesor Antonio Javier González Rueda – , un año después, este artículo de Moisés Naím publicado en El País, titulado Oba­ma y sus sor­pre­sas (10 de noviembre de 2012).

Vale la pena la cita del fragmento donde se refiere al factor determinante que supuso la aplicación de las últimas tecnologías de la información en la elección del actual presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, Barack Obama:

Un artista hindú muestra un retrato de Barack Obama hecho con vegetales. / RAMINDER PAL SINGH (EFE)
Un artista hindú muestra un retrato de Barack Obama hecho con vegetales. / RAMINDER PAL SINGH (EFE) vía el País

Pero si el dinero no determinó los resultados, la tecnología sí tuvo un enorme efecto. “Big Data” fue el arma más poderosa, y en este campo Obama y su organización tuvieron una clara superioridad. Su capacidad para recolectar datos específicos sobre los votantes, sus gustos, quejas, esperanzas y puntos de vista, y transformar este alud de información en acciones concretas que llevaron a la gente a votar fue extraordinaria. Transcribo el texto de un revelador correo electrónico que me envió un estudiante universitario días antes de la elección: “Es muy fácil, y si deseas lo puedes hacer en español y desde tu teléfono móvil. Solo necesitas ir a http://www.barackobama.com y abrir una cuenta como voluntario. Te darán una lista de nombres y teléfonos, así como información muy concreta sobre cada persona a la que estarás llamando. Puedes llamar a cualquier ciudad en todos los Estados del país (te dicen cuál es la mejor hora) y tener un impacto directo. Yo acabo de convencer a una señora en Virginia para que lleve a sus padres a votar y mi amigo (sentado aquí en la cafetería conmigo) acaba de hablar con un indeciso en Pennsylvania y lo persuadió de votar por Obama”Otra voluntaria que fue casa por casa en Ohio me explicó que ella no escogía al azar a qué puerta llamar. Sabía exactamente a dónde ir, el nombre de la persona a quien buscaba y el mensaje que en cada caso debía dar. La mayoría no eran indecisos o simpatizantes del Partido Republicano, sino seguidores de Obama. La misión era hacerles sentir la importancia que tenía que fuesen a votar, y todo basado en argumentos que se sabía que eran relevantes para ese votante específico. De aquí en adelante, será difícil ganar una elección si no se hace un uso avezado de estas técnicas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s